Saltar al contenido
Escarificadores para césped

Consejos para escarificar el césped

A todos nos gustan los jardines y en especial los que tienen césped, son nuestro lugar de descanso preferido y un rincón especial. Si quieres los mejores cuidados del césped, ésta es tu web.  Te mostraremos todos los secretos, modelos y consejos para que tu césped esté verde, denso y sano.

¿Porqué escarificar el césped?

Esta es la primera pregunta que debes hacerte, ya que es uno de los cuidados más importantes para el césped. Esta tarea se tiene que realizar 1 o 2 veces al año en función del uso que les des al césped de tu jardín. Contestamos a tus dudas rápidamente:

  • ¿Qué es escarificar el césped? Escarificar significa arañar 1 o 2 cm de la superficie del césped consiguiendo quitar el fieltro para que así el oxígeno, agua y nutrientes lleguen apropiadamente y de manera homogénea alas raíces del césped.
  • ¿Qué es el fieltro? Es una capa de restos vegetales, ya sean trocitos de hoja, tierra, piedras, malas hierbas u otros que se crean en los primeros 1 o 2 cm del césped. Esta capa impermeabiliza las raíces impidiendo que absorban nutrientes, oxígeno o agua y en consecuencia contribuyendo a un empobrecimiento del césped.
  • ¿Qué pasa si no quito el fieltro o escarifico el césped? Si no escarificas el césped el oxígeno y nutrientes no llegará de manera homogénea a las raíces, seguramente te darás cuenta porqué verás diferentes densidades. Además el fieltro es un entorno perfecto para que aparezcan hongos u otras malas hierbas que competirán con el césped por el espacio y los nutrientes.
  • ¿Cada cuando tengo que escarificar? Normalmente se recomienda escarificar el césped 1 vez al año. No obstante, si se trata de un campo de deporte o bien el césped de una piscina municipal el suelo se compactará y acumulará un fieltro más denso y impermeable, por lo que sería recomendable escarificar 2 veces al año.

¿Escarificador manual, eléctrico o gasolina?

Existen diferentes tipos de escarificar, el factor principal que determina cual de ellos necesitas es el tamaño de tu jardín, en concreto del césped. Veamos unos ejemplos:

  • Recomendamos usar un escarificador manual para jardines con unos 50 m2 de césped.
  • El escarificador eléctrico es el más común, ya que combina un buen precio con buenas prestaciones, sobretodo empleado en jardines con césped de 50 a 500 m2.
  • Finalmente, el escarificador de gasolina es el más completo y el que usan los profesionales o si tienes un jardín con mucho césped, digamos 1.000 m2. No obstante, su precio y mantenimiento hacen que muchos escojan el escarificador eléctrico, sobretodo pensando que es recomendable escarificar 1 o 2 veces al año.

¿Airear y Escarificar el césped son lo mismo?

Ésta es una duda frecuente, escarificar y airear el césped se complementan y algunos escarificadores eléctricos o de gasolina combinan ambas funciones. Comentamos las diferencias:

Cuando escarificamos el césped arañamos la superficie del césped, conocida como fieltro o restos vegetales para que agua, nutrientes y oxígeno llegue de manera uniforme al césped. En cambio, airear el césped evita que el suelo se compacte. Un suelo se compacta cuando nos tumbamos en el, jugamos, ponemos tumbonas, toallas, corren los niños… Para airear el césped hay que hacer agujeros con una horca o bien con un rodillo de púas, ya sea manual o mecánicamente. Así el aire llega a las raíces y no tendremos problemas de drenaje, evitando que se encharque cada vez que regamos o llueve.

Ver guía completa para escarificar

¿Cómo ahorrar agua al regar el césped?

Un problema bastante común es regar sin parar el césped, pero aún así este amarillenta y aparecen calvas o zonas muertas. No te preocupes, es un problema de fácil solución. Probablemente tengas alguno de los siguientes problemas:

  • Regar durante las horas de sol: Si riegas durante las horas de sol, mucha de esta agua se evapora antes de ser absorbida por las raíces. Además, el agua hace de espejo aumentando la intensidad de los rayos del sol sobre los brotes de césped. La solución es más que fácil, riega únicamente durante la noche.
  • Nunca has escarificado o hace mucho tiempo: Es normal que el fieltro vegetal que se crea en el césped haga de capa impermeable y el agua simplemente se encharque hasta pudrir el césped o fomentar la proliferación de hongos u otras malas hierbas.
  • Un terreno con pendiente: Si tu jardín tiene pendiente empieza a regar por la parte superior, especialmente si no has escarificado, ya que con un poco de fieltro el agua simplemente resbala y no va a ser absorbida por las raíces.
  • No regar constantemente y no encharcar: Un césped sano quiere que lo rieguen cuando el suelo esté seco, hay que humedecer el suelo sin que se encharque. Si espacias la frecuencia del riego fuerzas que las raíces del césped arraiguen profundo, así pueden captar más humedad. Un césped que se riega en exceso no tiene raíces profundas, es débil al no captar suficientes nutrientes y cuando hace más calor se seca con más facilidad.
  • En verano o un césped joven: Sí que tienes que mantener el suelo constantemente húmedo, sobretodo en verano porque en un sólo día se suelen secar los primeros centímetros donde arraigan las raíces. Recuerda, sin encharcar.

Otras Webs de tu interés: